Ilustradora Madrid Dibujante Freelance | Estefanía Córdoba | Cómo pintar nubes
8872
post-template-default,single,single-post,postid-8872,single-format-standard,ajax_leftright,page_not_loaded,smooth_scroll,,qode-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Técnicas de acuarela para pintar nubes

Paisaje con nubes y bosque pintado con acuarela

Cómo pintar nubes

  |   Noticias para Ilustradores   |   No comment

Aprender a pintar nubes con acuarela es una tarea complicada que, además de requerir práctica, requiere una técnica. Para mostrar la técnica voy a poner un ejemplo ilustrado en  siete pasos con el que podrás practicar.

Paso 1 de paisaje con acuarela y nubes Paso 1

Es preferible empezar la representación de un cielo soleado pintando manchas azules entre las nubes. Primero la gran área azul en la parte superior izquierda, una mezcla de azul ultramar, azul celeste y algo de ocre amarillo, añadiéndole una pequeña cantidad de agua limpia para esfumar contornos. Sobre el lado derecho del cielo se extienden pinceladas de agua limpia. Luego se pasan pinceladas de la misma mezcla de izquierda a derecha por encima del horizonte, que se suavizan al aplicarse sobre el papel húmedo. La franja de azul en el horizonte se pinta también sobre el papel húmedo,con lo que se obtienen unos bordes suaves.

Paso 2 de paisaje con acuarela y nubesPaso 2

Una vez secas las zonas de azul, se pintan las partes en sombra de las nubes aplicando una mezcla de gris de Payne y ocre amarillo. De nuevo se utiliza un pincel sumergido en agua limpia para esfumar los bordes de algunas de estas pinceladas de forma que las sombras parezcan fundirse hacia las zonas iluminadas de las nubes.

Paso 3 de paisaje con acuarela y nubesPaso 3

Una vez se hayan secado las sombras de las nubes, todavía quedarán contornos que convendría suavizar. Se empapa un pequeño pincel de cerda en agua, y se utiliza para difuminar el color en diversos lugares en que las nubes se encuentran con los bordes del cielo azul. A continuación, se añaden más pinceladas de gris de Payne y ocre amarillo, para sugerir unas nubes más oscuras a lo largo de la línea del horizonte.

Paso 4 de paisaje con acuarela y nubesPaso 4

Cuando los tonos del celaje han quedado perfectamente secos, se pintan las colinas lejanas con mezclas de azul ultramar, azul cerúleo y tierra de sombra natural (con mayor cantidad de sombra natural en las partes más oscuras). Obsérvese la forma en que se han aplicado pinceladas de agua limpia para suavizar algunos de los bordes de las colinas, allí donde se funden con la parte del primer término de la derecha, todavía sin pintar.

Paso 5 de paisaje con acuarela y nubesPaso 5

Se deja que se sequen las colinas, pintándose a continuación los árboles con verde inglés y tierra de siena tostada avivando el color aquí y allá con un poco de rojo de cadmio o naranja
de cadmio. Las masas inferiores de los árboles se pintan con pinceladas anchas, mientras que para pintar el extremo superior de los troncos y las ramas se roza solamente el papel con la punta del pincel.

Paso 6

El terreno en el primer término se rellena con una aguada irregular de verde inglés, naranja de cadmio y amarillo de cadmio. Puede observarse cómo algunas zonas contienen más cantidad de pigmento naranja y otras son más verdes. A la parte inferior derecha se le añade una buena cantidad de agua; con ello se aclara el color y se crea la impresión de que la luz solar cae sobre la hierba.

Paisaje con nubes y bosque pintado con acuarelaPaso 7

Las últimas pinceladas para añadir detalle se dedican exclusivamente a los árboles y la hierba en el primer término inmediato. Para conseguir este efecto con los árboles (más troncos, ramas y toques de sombra) se aplica una mezcla oscura de verde inglés y tierra de sombra natural. Obsérvese el lugar en que se ha empleado una hoja de afeitar para respar un tronco claro debajo del árbol más alto. Para pintar manchas más oscuras se desliza sobre la hierba aquí y allá el borde de un pequeño pincel, saturado de verde inglés y tierra de Siena tostada. Después, con la punta del pincel empapada con una mezcla más oscura de verde inglés y tierra de Siena tostada, se trazan sobre el paisaje unas líneas cálidas y quebradas. No se llegan a ver briznas de hierba, rastrojos o ramitas, pero estas pinceladas consiguen que uno crea verlas.

 

 

No Comments

Haz un Comentario