Ilustradora Madrid Dibujante Freelance | Estefanía Córdoba | Cómo Ser Dibujante de Cómics
487
post-template-default,single,single-post,postid-487,single-format-standard,ajax_leftright,page_not_loaded,smooth_scroll,,qode-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Cómo Ser Dibujante de Cómics

Cómo Ser Dibujante de Cómics

  |   Noticias del Cómic   |   No comment

Si quieres ser dibujante de cómics, lo primero que tienes que saber, antes de elegir esta profesión, es que vas a tener que dibujar muchas horas al día durante el resto de tu vida.

Si esta introducción no te ha asustado y aún deseas más que nada ser dibujante de cómics, voy a darte varios buenos consejos que te ayudarán a conseguir aprender e introducirte en el mercado profesional.

 

1. No te asustes por lo que te acabo de decir.

Si estás leyendo esto, es porque te gusta hacer comics, te hace feliz, te hace sonreir. Genial, porque la mayoría de las personas no encuentran ni un ápice de lo que tú has encontrado: un tesoro. Sí. Crear comics es una de las experiencias más bellas de la vida, porque el cómic es un arte mayor. Uno de los más completos porque incluye literatura, pintura, cine, arquitectura, poesía, música y el propio lenguaje del cómic. A pesar de ser el 9º Arte, es una de las artes más completas, junto a la ópera. Y el arte más libre que existe porque es el menos comercial. Vas a poder expresarte sin censuras, porque al no ser un arte de masas, puedes expresar lo que quieras. No pienses en publicar, no pienses en lo que es comercial. Piensa en lo que quieres transmitir, en lo que sientes. Empieza a dibujar cómics disfrutando, sin ninguna pretensión comercial, contando historias que realmente te interesan y buscando un modo original de expresarlo. Y en tu camino no te dejes arrastrar por las influencias de otros autores, ellos solo tienen que ser para ti un aprendizaje. Nunca pierdas tu esencia; solo así empezarás a germinar tu obra maestra.

 

2. Dibuja siempre con amor.

Cuando tenía 18 años tuve la suerte de enseñarle mis dibujos a Moebius. Aún no me atrevía a presentarme a editoriales porque sabía que aún me quedaba mucho que aprender. Moebius me dio uno de los mejores consejos de mi vida: cuando se ama lo que se dibuja, siempre se hará mejor.

 

 

3. Copia a los grandes.

No cometas el error de intentar crear un estilo cuando aún te queda mucho por aprender. Es mejor que copies los dibujos de los grandes autores para entender mejor cómo están construidos sus dibujos con línea, trazos, sombras y color.

 

 

4. Documéntate.

Hace tantos años que empecé a dibujar cómics, que no existía Internet. Para documentarme sobre las vestimentas, coches o armas que iba a usar en mi historia, tenía que recorrerme casi todas las bibliotecas de Madrid.

Tuve la suerte de que el gran Carlos Jiménez me invitó a su estudio para enseñarme cómo se documentaba y cómo dibujaba sus cómics, y se lo agradezco infinitamente. Tenía grandes cajoneras con fotos pegadas en grandes cartulinas donde las clasificaba por temáticas.

Sin embargo, hoy en día tenemos la gran suerte, gracias a Internet, de que en un momento podemos acceder a miles de fotografías con la que inspirarnos para crear nuestras historias.

 

 

5. Estudia la secuenciación de viñetas de los grandes.

Dibujar cómics es parecido a rodar una película. Hay que crear a los actores (personajes), escenarios, vestimentas y darle expresividad y movimiento a las escenas. Estudia cómo están contados los grandes cómics y las grandes películas.

 

 

6. Tu primer cómic.

Nunca intentes que tu primer cómic sea de más de 8 páginas. Primero cuenta historias cortas para que no se te haga tedioso, investiga con diferentes estilos de dibujo hasta que encuentres el que te haga sentir más cómodo y puedas lucirte más. Cuando hayas dibujado más de 20 cómics, hayas pedido consejo a profesionales (editores y/o autores), y te sientas orgulloso con el resultado, entonces embárcate en tu primera novela gráfica.

 

7. Tu primer libro de cómic.

Dibujar un cómic-book (con 42 páginas o más) es un proceso muy largo, y más si no vives de ello, ya que tienes que compaginarlo con un trabajo y hacerlo en tus ratos libres. Depende de cuánto tiempo le dediques, puede durar de un año para arriba. Por eso nunca termines un cómic sin saber si puedes publicarlo, a no ser que lo hagas solo como un hobby.

Tendrás que hacer una presentación de tu cómic para editoriales que incluirá los siguientes apartados.

 

Storyline

El storyline es resumir de qué va tu cómic en una o dos frases. En este link te enseñan cómo hacerlo.

 

Argumento

El argumento es describir la acción de tu guión en 2 o 3 páginas como mucho. Un buen argumento incluye una breve descripción del escenario y “verbos”, es decir frases cortas y acción. Por ejemplo:

“Dormitorio. Día. Julio se levanta de la cama. Está mareado. Se agarra al respaldo de una silla, pero pierde el equilibrio y se cae.”

Si observas esta descripción de escena, tiene una breve descripción del lugar, del tiempo y de la acción con verbos, los verbos definen la acción. Resalto la acción porque es aburrido ver a un personaje que no interactúa con su entorno, los personajes siempre tienen que estar haciendo algo. Y además cada escena tiene que ser una como una pequeña historia con un planteamiento, un nudo y un desenlace.

En el inicio del argumento tendrás que escribir por qué es interesante tu cómic, como por ejemplo que cuentas “la historia de un adicto a Internet con problemas emocionales”.

 

Dibujos y bocetos.

Antes de dibujarlo tendrás que diseñar los escenarios y personajes. Incluye variedad de bocetos y dibujos de tu cómic para enriquecer tu presentación. Wow! Qué divertido! Empiezas a profundizar en la representación visual de los personajes y escenarios, en lo que quieres transmitir. Caracteriza a tope. El malo tiene que verse claramente que es perverso, y el bueno, un ángel. O no, si lo que quieres es confundir, eres libre de crear tu propio universo de lenguaje, pero solo cuando domines bastante el lenguaje del cómic, si no, nadie lo va a entender.

 

Dibuja ocho páginas.

Dibuja entre 6 y ocho páginas para que el editor se haga una idea clara de tu estilo de dibujo, el ritmo de las viñetas y la evolución de las páginas.

 

 

8. Busca tu editorial.

Hace años en España existían muchas editoriales especializadas en cómic que editaban revistas, esto ayudaba mucho a los autores económicamente y para su promoción. Cimoc y El Víbora fueron unas de las más importantes. Pero en este país desgraciadamente no hay cultura de cómic; solo compramos los que los dibujamos y algunos “locos” más.

Sin embargo actualmente existen editoriales de cómic pequeñas en las que, cuando estés orgulloso de tu cómic, puedas publicarlo. Normalmente estas editoriales pagan poco, solo en concepto de derechos de autor, pero son muy interesantes para ir aumentando tu currículum y experiencia. Tendrás que buscar la editorial que mejor se adapte a tu proyecto de cómic.

 

9. Las potencias del cómic internacional.

Cuando publiques en España, ya podrás plantearte publicar en los países donde tendrás más beneficios con tu cómic y podrás promocionarte a nivel internacional. Las mejores potencias y más importantes son:

  • Estados Unidos: especializado en superhéroes y cómics de series.
  • Japón: el país del manga.  En este país se publican cómics para todo tipo de personas, desde adolescentes hasta ejecutivos o amas de casa.
  • Francia: especializado en cómic de autor y lo que se llama novelas gráficas.

 

 

No Comments

Haz un Comentario