Ilustradora Madrid Dibujante Freelance | Estefanía Córdoba | Las Visiones de Vicente Segrelles
7628
post-template-default,single,single-post,postid-7628,single-format-standard,ajax_leftright,page_not_loaded,smooth_scroll,,qode-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Las Visiones de Vicente Segrelles

Las Visiones de Vicente Segrelles

  |   Noticias para Ilustradores   |   No comment

Personalmente, Vicente Segrelles siempre me ha parecido un buen ilustrador con gran dominio de la técnica, sin embargo como dibujante de comics no me ha parecido tanto por su falta de expresividad en los personajes. Todos posaban, pero les faltaba vida.

 

Vicente SegrellesFuera del contexto de cómic, Segrelles es un creador de visiones muy estimado y que hay que tener en cuenta.
Terribles reptiles y el encanto de palacios llenos de filigranas como en los cuentos de las 1001 noches, forman el decorado de las imágenes fantásticas del español Vicente Segrelles. A través de la claridad de hielo de una naturaleza que intenta ser hostil a la compleja vida, brillan las cálidas luces de las viviendas humanas, como ciudades refugio construidas por la mano de un hada, de una belleza que quita la respiración. El observador ve en el hechizo un mundo de contrastes, perfecto en la gracia de paraísos arquitectónicos y también en la sobria rudeza de las cordilleras infinitas.
El creador de estas visiones es actualmente uno de los más solicitados artistas fantásticos de Europa. Nacido en Barcelona el año 1936, Vicente Segrelles creció en el seno de una familia interesada por el arte. Su tío, José Segrelles, fue un conocido ilustrador.
Vicente, que desde pequeño ya descubrió su predilección por el arte, comenzó su carrera profesional como delineante y luego trabajó en varias agencias de publicidad. Cuando a finales de los años sesenta pudo sentar pie con sus primeras ilustraciones, se marchó de la publicidad y se dedicó al diseño de portadas. Con sus buenos temas, Segrelles pronto alcanzó popularidad.
Logró la penetración internacional cuando, en 1880, creó «El Mercenario», una historia fantástica en forma de cómic, en medio de la cual hay varios duendes. El Mercenario —se ha publicado en diecisiete países, y junto a los trabajos de Richard Corben— es considerado como una de las más impresionantes creaciones en el campo de la literatura fantástica en cómics (aunque mi opinión difiera).
Como los bocetos para las ilustraciones de Segrelles, también los originales de sus cómics constituyen verdaderos cuadros—un modo de trabajar que es
inusual en el campo del cómic. “Pinto al óleo puesto que resulta la técnica más cómoda para mí”, aclara el artista sobre su método. “Los originales de mis dibujos tienen aproximadamente medio metro de alto. Una vez fijado el lápiz, primero aplico los tonos a grandes trazos. Tan pronto se ha secado este primer boceto de color, me ocupo de elaborar los detalles (un procedimiento de trabajo al que dedico mucho tiempo y cuidados), finalmente el cuadro es barnizado y recortado al tamaño deseado”.

 

A diferencia de muchos otros ilustradores fantásticos, Segrelles emplea preferentemente el pincel en vez de el aerógrafo, lo cual da a sus cuadros una interesante estructura superficial. En la reducción a tamaño de cómic desaparecen muchos tonos intermedios.

La maestría en la técnica de la composición, que se nota ya en los cuadros individuales, aún destaca más en los paneles consecutivos de la historieta, la cual no se produce solamente por su sorprendente layout de la masa de tales trabajos.
Pero también en su contenido los cuadros de Segrelles resultan extraordinarios. Sus visiones de un cierto mundo pretérito fabuloso se basan en un concepto premeditado a fondo. Segrelles denomina «fantasía lógica» a sus creaciones. «Me he esforzado por justificar este mundo poblado por reptiles ante mí y mi público», asegura Segrelles.
Así, originalmente situó a «El Mercenario» en un alto valle del Himalaya, donde a causa del aislamiento y especiales influencias se sufrió una diferente evolución que en el resto de la tierra. «Los reptiles prehistóricos se retiraron a las altas cordilleras y allí evolucionaron hasta convertirse en saurios voladores, el hombre los domesticó y los emplea como cabalgaduras. Existió otra clase de civilización, pero un día fue aniquilada por una catástrofe, de modo que actualmente no se sabe más de ella. Pero tal vez el Yeti sea un resto de lo que fuese aquel mundo desaparecido».
Seductoras figuras de mujer, valientes caballeros fantásticos rituales son determinantes de la vida de esta visionaria civilización. También vuelven a existir contrastes en la representación de los hombres: junto a cálidos y blandos cuerpos de las heroinas domina el frío del acero de armaduras de la Edad Media, aunque la inexpresividad de los personajes resultaba bastante fría.
Pero el progreso de la técnica de los cuadros grelles resulta tan bueno que no permile entrar en detalle de su inexpresividad; sus personajes son dominadores de la cruel naturaleza, forzados a vivir en ella. U nmundo lleno de magia y artificio es lo que aparece ante los ojos del observador: una atrevida reproducción de cuentos orientales, junto con fantásticos sueños de un artista de nuestro tiempo. «La fantasía heroica tan sólo constituye un medio para mí, para convertir mi propia fantasía de modo artístico”, reconoce Segrelles.

No Comments

Haz un Comentario