Ilustradora Madrid Dibujante Freelance | Estefanía Córdoba | Dibujar la anatomía
9276
post-template-default,single,single-post,postid-9276,single-format-standard,ajax_leftright,page_not_loaded,smooth_scroll,,qode-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Dibujar la anatomía

Dibujar la anatomía

  |   Noticias para Ilustradores   |   No comment

El dibujo es el milagro de la ilusión, la creación de una forma que surge de la luz en contraste con la oscuridad sobre una superficie en blanco. La evolución que han de seguir quienes desean crear la forma de una figura para un dibujo acabado, para los bocetos preliminares de una escultura o como estructura subyacente en la pintura es prácticamente el mismo si se tiene capacidad para el dibujo artístico.

 
Los dibujantes han utilizado numerosos tipos de líneas que revelan de forma muy personal sus sentimientos y pensamientos respecto a lo que han visto y experimentado. Existe la línea continua, que puede ser precisa o vaga en la forma, tenue o gruesa. También se dan las líneas de trazos cortos, las táctiles libres, las sinuosas errantes y las que, en su recorrido, pasan de claras a oscuras según el lápiz o instrumento utilizado. La información sobre la figura humana puede adaptarse a cualquier técnica de dibujo.

 
El fin del dibujante es comprender lo que ve,-pero debería servirle también para ver más allá y aumentar, por ende, su confianza en sí mismo y su libertad. Debe contener, por tanto, los elementos precisos para que logre perfeccionarse quien posea ya conocimientos en la materia o desee aumentarlos. Por lo demás, la interpretación queda al arbitrio del dibujante que se enfrenta a una hoja en blanco. El conocimiento anatómico puede servirle para resaltar determinados detalles, para manifestarse con sutileza o vigor, para adoptar un tono alegre y lleno de fantasía, o para expresarse con realismo.

 
Debe procurar, en la medida de lo posible, agrupar la información anatómica con las formas visibles externamente, situándolas en la misma página o en páginas adyacentes, o incluyendo ambas cosas en los dibujos. Debe prestar especial atención a la estructura ósea vista desde perspectivas diferentes, dada la gran cantidad de puntos constantes de referencia que aporta.

 

Dibujo superior: La Sibila líbica -estudio para el techo de la Capilla Sixtina – por Miguel Angel. Ashmolean Museum, Oxford.

 

No Comments

Haz un Comentario