Ilustradora Madrid Dibujante Freelance | Estefanía Córdoba | Cómo hacer una Ilustración
568
post-template-default,single,single-post,postid-568,single-format-standard,ajax_leftright,page_not_loaded,smooth_scroll,,qode-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Cómo hacer una Ilustración

Cómo hacer una Ilustración

  |   Noticias para Ilustradores   |   No comment

Antes de realizar una ilustración se necesita hacer un estudio de varios elementos imprescindibles que harán que  tenga una calidad visual más impactante, atractiva y que apoye a la comunicación que se quiere transmitir. Se refieren a un estilo artístico, pero si es una ilustración naif o de tintas planas, no se tendrá en cuenta por ejemplo la iluminación.

Estos elementos los he dividido en diez, a modo de guía de cómo hacer una ilustración.


Composición de ilustración
1. Composición

 

La composición tiene la prioridad más alta en todos los estilos de ilustración porque es lo primero que golpea el ojo, es lo primero que vemos. Una buena composición puede llamar la atención de la ilustración antes que el tema en cuestión. Se puede crear el estado de ánimo y la atmósfera simplemente por la disposición de los elementos. Una composición que se extiende a la imaginación, nos empuja a considerar los puntos de vista que no son familiares, lleva a la curiosidad. Y eso hace que la gente recuerde. Bastante simple, ¿verdad? Pero ¿con qué frecuencia se utiliza la composición por encima de todo?

 

 

 

Claroscuro2. Control de la luz

Control de luz y oscuridad, incluso en una situación de iluminación sutil apoyada de una composición controlará donde miramos. Llamado claroscuro, es el juego de luces en una página. El artista manipula la luz describiendo una escena, el estado de ánimo, o una idea. Empuja y tira de la luz como si estuviera esculpiendo ella. Se controla más que basándose en la luz natural. Para desarrollar este elemento siempre tienes que estar observando la luz en el medio ambiente, incluyendo a las personas.

 

 

Contraste3. Contraste

Un juego de contrastes entre elementos es lo que da la sensación profundidad. Cómo las líneas varían de grosor, cómo las formas varían de tamaño, cómo la luz varía. Todos crean formas que en nuestros ojos se mueven como una sola pieza. Esto se puede lograr a través de comparaciones extremas. Si te fijas en la realidad, el primer término tiene más colores obscuros que el fondo. Cuanto más se alejan los elementos en el horizonte, menos contrastes hay, y cuanto más se acercan, más contrastes.

 

 Croma4. Croma

La intensidad de un color se llama generalmente croma o “saturación” del color, influenciado por programas como Photoshop. Control de la tonalidad de un color en una ilustración controlará el enfoque y el estado de ánimo. Nuestros ojos tienden a ir hacia el color más saturado en primer lugar, pero si la ilustración en todos los colores está saturada, entonces nuestros ojos gravitan hacia las zonas más atenuadas. El contraste entre los dos rangos lo que nuestros cerebros buscan. Por el contrario, amplias áreas de color gris salpicado por uno o varios colores brillantes impulsarán nuestro ojo hacia esos colores llamativos.

 

Formas repetitivas

 

5. Formas repetitivas


Un mar lleno de olas, gaviotas sobrevolando, la arena de la playa, nubes… las formas repetitivas ganan interés por la ilustración. En la naturaleza la mayoría de los elementos se repiten y se superponen. Esto crea patrones y mundos interiores. Permite que las formas repetitivas se muevan a través de una composición como si estuvieran bailando rítmicamente, lo que lleva el ojo a moverse sobre la ilustración.

 

 

Estilo6. Pincelada


La pincelada es caligrafía. Recta o curva y simple. Los bordes del pincel, cómo se llevó a cabo, cómo se ha cargado, cómo se aplica a la ilustración determinan qué tipo de interés aporta. Aprender a mover un pincel son los beneficios de aprender caligrafía. Proyectas tus ideas a través del pincel al decirle exactamente cómo moverse, cómo doblar, cómo girar y aplicarlo. Es el estilo que le vamos dar, la marca de nuestro estilo caligráfico, nuestra huella. Si crees que vas a encontrar tu estilo original al no controlar el pincel, te equivocas, es la esencia de cualquier artista.

 

 

 

Desenfocar un dibujo7. Bordes

Controlar el borde de los elementos de la imagen, ya sea en el tema principal o en el fondo va a dirigir la mirada del espectador para que permanezca o se desvíe. Los bordes suaves, desenfocados, se quedan en una atención secundaria. Los bordes definidos son como cuando se usa la apertura de diafragma en la fotografía desenfocando el primer término para centrar la atención en el elemento enfocado de atrás, o desenfocando el fondo para centrar la atención en el elemento del primer término.

 

 

Idea

8. Idea

Una ilustración en sí no tiene mucha validez si el concepto o idea no es bueno, es decir si no se está contando algo de un modo original o diferente. A no ser que se tenga que ilustrar algo muy científico o descriptivo, pero si la ilustración no tiene que basarse demasiado en un texto y por sí sola tiene que comunicar, es imprescindible desarrollar una buena idea. Una idea mediocre puede ser buena, incluso luminosa, y es mucho mejor que una gran idea mal manifestada.

 

 

 

 

Expresión9. Expresión

 

Los personajes que aparecen en la ilustración tienen un estado de ánimo que se representa en la expresión de su rostro, la mirada, la forma de la boca, la postura del cuerpo y los colores que lo envuelven. Un personaje triste se envuelve de unos colores obscuros y fríos, mientras que un personaje o escenario alegre se representa con tonos cálidos y más vivos.

 

 

 

No Comments

Haz un Comentario