Ilustradora Madrid Dibujante Freelance | Estefanía Córdoba | Chris Foss, Ilustrador de Astronaves
4186
post-template-default,single,single-post,postid-4186,single-format-standard,ajax_leftright,page_not_loaded,smooth_scroll,,qode-theme-ver-3.4,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Ilustrador de Astronaves

Chris Foss, Ilustrador de Astronaves

  |   Noticias para Ilustradores   |   No comment

Chriss Foss ilustrador2En cierta ocasión un periodista le preguntó a Chris Foss de dónde sacaba las ideas para sus ilustraciones de astronaves, y él respondió que sacaba fotografías cada vez que las veía volar. Chris Foss nació en 1946, en Guernsey, isla Británica del Canal de la Mancha.  Es una afable y sencilla, que no permitió que el éxito como ilustrador se le subiera a la cabeza. Una medida de la influencia de su arte es el número de ilustradores que han imitado minuciosamente su estilo.

 

El nombre de Chris Foss evoca inmediatamente artefactos colosales recortados contra cielos dramáticos, aunque él siempre insiste que cultiva otras ilustraciones aparte de las naves espaciales y la arquitectura futurista. En sus ilustraciones han aparecido submarinos, veleros, buques de guerra, tanques y aviones: también son suyos los dibujos de los libros El placer del sexo y More joy of Sex. Pero lo que le ha dado más fama son sus ilustraciones de ciencia ficción.

 

El arte de Foss comunica inmediatamente una sensación de inmensidad. En la mayoría de sus ilustraciones aparecen grandes extensiones de cielo o espacio, donde se recortan grandes naves y edificios monolíticos. A primera vista, parecen manifestaciones de gigantismo en las que la vida orgánica es incidental, ya que las personas están encerradas en las naves o ciudades y la vida animal y vegetal queda reducida a la insignificancia en las grandes panorámicas. Sin embargo, mirando con atención se observa que muchas ilustraciones de sus naves espaciales parecen insectos o peces tropicales; aunque son la materialización de una tecnología avanzadísima, son también producto de una imaginación muy humana y lúcida.

 

Los artefactos de Chris Foss son siempre complicados y tienen un aspecto gastado e incluso averiado. Probablemente en este aspecto de su obra, por encima de todos los demás ilustradores, lo que le hace original e impulsa a otros a compiarle. En la actualidad aceptamos que en el futuro las cosas se verán tan sucias y ajadas como se ven hoy, pero fue Foss el primero que nos hizo pensar en ello. Desde un principio, se esforzó porque los dibujos de sus artefactos parecieran usados. “Lo gracioso es que se debe a los ferrocarriles. Cuando yo era niño, todos los trenes estaban muy viejos y sucios, y a mí eso siempre me gustó.”

 

De hecho, los trenes siempre ocuparon una posición central en la vida de Foss. Desde niño exploraba las viejas vías férreas que habían cerca de su casa. Construyó maquetas de locomotoras con trozos de metal soldado y, animado por el profesor de arte de su colegio, empezó a dibujar apuntes a lápiz del paisaje local y de los muelles y astilleros. Combinó piezas sueltas de coches para construir máquinas de diseño propio, que pintaba de colores. En una visita a Guernesey, en las islas del Canal, hizo dibujos de las torres de hormigón y los bunkers construidos por los nazis en la Segunda Guerra mundial. “Aún recuerdo algunos de los dibujos. Trabajé en ellos durante horas, tratando de que quedaran exactamente como eran.”

 

ChrisFoss_FoundationEmpiremain_LargeWidePero hace tiempo cambió de dirección. “Ya no quiero limitarme a hacer dibujos de ciencia ficción impactantes. Para mí los tiempos de la astronave recortada en el cielo, con el fondo aerografiado ya pasaron. Mis ilustraciones se están haciendo más narrativas. Siguen siendo realistas, pero cada vez se introducen más personas, y las maquinarias van pasando a un plano secundario. La carne me parece un complemento de la maquinaria.” ¿Cómo empieza un trabajo? “Ignoro por completo de dónde viene la idea. Es como si saliera de la nada. Nunca he tenido que ponerme a rebuscar. Una fuente de ideas increíblemente fértil es hablar por teléfono. En las llamadas largas, invariablemente, cojo un lápiz, dibujo cosas sin sentido, y de ahí salen muchas buenas ideas. También es muy útil viajar. No tengo radio en mi coche, y me encantan los viajes en avión. Nunca me molesto en comprar revistas y periódicos cuando viajo. Me limito a mirar por la ventana.”

 

A veces empieza por pintar el cielo, pero lo normal es hacer primero algunos bocetos. Utiliza lápices corrientes, pero prefiere los portaminas porque no es necesario sacarles punta.

 

“Dibujo en papel muy fino, preparado por mí. No quiero hablar mucho de ellos. Gracias a él puedo obtener líneas muy negras que no se pueden conseguir normalmente con lápiz.” El haber visto su estilo tan copiado le ha hecho ser cauto a la hora de revelar sus métodos.

 

Puedes conocer más de su obra en su web personal http://www.chrisfossart.com/

 

 

No Comments

Haz un Comentario